viernes, 17 de mayo de 2013

¿Es posible sanar la homosexualidad?


Hoy en día vemos un movimiento creciente de personas que promueven los derechos gay, al mismo tiempo, las personas religiosas y ortodoxas se movilizan en contra de cualquier cosa que signifique el reconocimiento de los homosexuales. Los movimientos pro-gay son la respuesta a una sociedad puritana que sólo busca satanizar aquello que se aleja de sus normas y valores. Si en vez de eso, hubiera una mayor consciencia sobre las causas de la homosexualidad y la forma de sanarla, se haría mucho más por estas personas, que lo que se logra cuando únicamente nos dedicamos a atacarlos y criticarlos.

Ante todo, estas personas necesitan comprensión, y para ello, debemos conocer las causas de la homosexualidad para así liberarnos de la ignorancia sobre el tema, que es la que causa la homofobia.

Las cinco cosas que deberías saber acerca de la homosexualidad
Richard Cohen es un psicólogo que ha desarrollado una terapia muy efectiva para sanar la homosexualidad. Algunas de las conclusiones de su estudio –que se basa en hechos científicos- son las siguientes:

1.       Nadie nace con una orientación homosexual. No existen datos científicos que indiquen una base genética para las atracciones del propio sexo.

2.       Nadie elige sentir atracción hacia los de su propio sexo. Son el resultado de traumas sin resolver que conducen a una confusión de género.

3.      Las personas pueden decidir cambiar. Nadie ha nacido así.

4.      Lo que en un tiempo se aprendió puede "desaprenderse". Cuando se curen las heridas y las necesidades insatisfechas se cumplan, se experimentará la identificación de género y aparecerá el deseo heterosexual.

5.      La homosexualidad es un desorden de atracción hacia las personas del propio sexo. No hay nada gay (alegre) en el estilo de vida homosexual. Está lleno de tristezas y, muy a menudo, consiste en una búsqueda interminable de amor a través de relaciones de co-dependencia.

La homosexualidad es sólo una de muchas máscaras que usamos
Desde la perspectiva de este Blog, la homosexualidad es sólo una de las muchas máscaras que las personas usan para ocultar su verdadera identidad. Desde niños, nuestra mente va almacenando los recuerdos de las experiencias que vive, y con base a esto, ella crea una personalidad o ego. La personalidad es susceptible a ser afectada por los traumas y las experiencias perturbadoras, llevándola a adoptar ciertas conductas -ansiedad, depresión, agresividad u homosexualidad- como respuesta a sus experiencias traumáticas.

Sin embargo, recuerda que tú no eres la personalidad o ego. Eres algo mucho más grande y Eterno, eres el Ser Supremo de este Universo y ninguna experiencia tiene el poder dañar eso que eres. Solamente cuando crees que eres la mente y te identificas con el ego, es que eres susceptible a ser herido y dañado. Al despertar, te das cuenta de que eres Dios y nada ni nadie ha podido jamás dañarte.

El primer paso para liberarse de la máscara homosexual, es reconocer que está allí y tomar consciencia de ella como algo que no es real, como una ilusión creada por la mente para solucionar sus traumas infantiles.

Las causas
A continuación, te mostraré algunas de las situaciones que hacen que la personalidad (el ego) adopte una conducta homosexual. Quiero aclarar que no hablo aquí de sanar la homosexualidad porque crea que las personas gay sean enfermas o pervertidas, ya que siento un gran respeto por ellas y las considero iguales al resto de las personas, con sus virtudes y defectos; sino porque creo, como dije anteriormente, que la homosexualidad es una de las tantas máscaras con las que nos identificamos para esconder el Ser.

Algunos hombres que crecen sin una figura paterna con la cual identificarse, terminan identificándose con su madre. Muchas veces, el homosexual crece con ambos padres, pero no obtiene el contacto necesario con la figura paterna. A través del sexo con otro hombre, busca unirse con el arquetipo del padre que siente que falta en su vida.

Otra razón es cuando un hombre crece en una familia en la cual la madre adopta el rol típicamente masculino (ejercer el liderazgo de la familia, tomar las decisiones), mientras el padre es más suave y blando. En este caso, el niño termina identificándose con su madre y desarrollando la homosexualidad.

Cuando la madre y el padre desean que su bebé nazca con un sexo determinado (hombre o mujer) y este nace del sexo contrario, pueden experimentar frustración y transmitirla al niño. Este puede adoptar el rol del sexo que sus padres esperaban desarrollando así una conducta homosexual.

En el caso de las mujeres, aplican las mismas razones de los hombres: carecer de una figura materna con la cual identificarse o tratar de cumplir las expectativas de sus padres que esperaban un hombre. También se puede dar en una mujer que ha sido abusada sexualmente por un hombre o que ha sido maltratada por estos en su infancia. Esa experiencia negativa con los hombres la lleva a buscar relacionarse con mujeres, ya que estas son más cariñosas y saben escuchar mejor que los hombres.

No quiere decir esto que todos los hombres o mujeres que tengan este tipo de experiencias se conviertan en homosexuales, pero está demostrado que estas son las principales causas de este comportamiento en las personas que eligen relacionarse sentimentalmente con personas de su mismo sexo.

El Ser es Eterno y Puro
El Ser está más allá de cualquier identidad humana o disfunción de la personalidad. Si eres homosexual, lo peor que puedes hacer es sentirte mal por ello y acusarte. No es tu culpa, la homosexualidad es el resultado de ciertas experiencias vividas en la infancia y adolescencia a las cuales tu mente ha respondido de una forma determinada. Mantén siempre la visión del Ser Eterno y Puro que eres, el cual jamás ha sido manchando por nada de lo que la mente haga o deje de hacer.

Cada vez que sientas un impulso de relacionarte con personas del mismo sexo, toma consciencia de ese impulso, obsérvalo como si fueras un observador externo, siente en qué parte de tu cuerpo se aloja la emoción. Sabe que no eres ese pensamiento o sentimiento, eres el Ser Eterno que trasciende la mente. Cuando estos pensamientos o emociones lleguen, no los califiques como buenos o malos, no te sientas culpable por ellos. Simplemente deja de emerjan y obsérvalos en paz. Por medio de la Autoobservación, consumirás los bloqueos o traumas que causan la homosexualidad.

Si sientes que, además de la autoobservación, necesitas una sanación psicológica, puedes dar clic aquí para leer el libro “Comprender y sanar la homosexualidad”, de Richard Cohen. Sin embargo, recuerda siempre que el Ser que eres no necesita ser sanado porque este ya es perfecto. Toda sanación se da al nivel de la mente y es necesaria cuando estás fuertemente identificado con ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario